26 días del arresto en el CIE de Barcelona de Mohamed Said Badaoui, activista pels drets de la comunitat musulmanaANA -Irídia 26 días del arresto en el CIE de Barcelona de Mohamed Said Badaoui, activista pels drets de la comunitat musulmanaANA

26 días del arresto en el CIE de Barcelona de Mohamed Said Badaoui, activista pels drets de la comunitat musulmanaANA

CIE de Barcelona. Imatge: Valentina Lazo.

Desde los movimientos sociales, migrantes y antirracistas de la ciudad, como el Movimiento #RegularizacionYa, Tanquem els CIE, e Irídia entre otras, nos hacemos presentes en el CIE (Centro de Internamiento para Extranjeros) de Barcelona para dar apoyo a Mohamed Said Badaoui. Badaoui ingresó en el CIE el pasado 21 de octubre con una orden de expulsión abierta, a causa de un montaje policial que se inició tras recurrir la denegación de su solicitud de nacionalidad, después de vivir 32 años en este país, con sus papeles en regla y una familia formada íntegramente aquí.

Llegamos hasta el CIE para seguir denunciando las políticas criminalizadoras de la actividad militante de las personas migrantes y señalar el marco legal que permite estas vulneraciones de Derechos. La Ley de Extranjería lo demuestra en su artículo 54.1.a., permitiendo que los cuerpos de seguridad generen este tipo de acusaciones sin pruebas para encerrar y deportar a las personas migrantes, incluidas aquellas con su situación administrativa en regla como es el caso de Mohamed incrementando así el poder de la maquinaria racista del Estado.

Las personas musulmanas habitualmente reciben resolución negativa ante la solicitud de la nacionalidad española una vez llegan a cumplir con todos los criterios. En una entrevista reciente, MOHAMED resumía «Alegan que estamos radicalizados o que no nos hemos integrado. Si reclamas, quieren expulsarte, porque no tienen ninguna justificación para denegar la nacionalidad». Esta constante amenaza de investigación por una supuesta radicalización es islamofobia.

Por ello, al movimiento social autoorganizado no nos sorprende este mensaje aleccionador que pretenden darnos desde el Estado, a través de Mohamed y Amarouch, a quienes nos implicamos en la lucha por la defensa de los DDHH de nuestras comunidades migrantes. Tampoco nos detiene en la denuncia de la injusticia que suponen las deportaciones, los CIEs y las consecuencias de la Ley de Extranjería para la regularización de nuestros hermanos y hermanas migrantes. De castigos ejemplificadores está construido este sistema de desigualdades racista e islamófobo. Pero también de resistencias y solidaridad de nuestras comunidades para dar respuesta a estos atropellos.

Exigimos la inmediata libertad de Mohamed Said Badaoui, que se retiren las acusaciones que pesan sobre él y Amarouch Azbib y las respectivas órdenes de expulsión.

Que se active la Justicia para clarificar cuáles son los verdaderos móviles que han supuesto estas detenciones arbitrarias y señalar así a los responsables de estos montajes institucionales.

Mientras incluso las personas migrantes en situación administrativa regular puedan verse despojadas de sus derechos aplicándoles el artículo 54.1 de la Ley de Extranjería en defensa de la seguridad nacional, y ser deportadas sin pruebas de sus supuestas actividades radicales ni posibilidad de defenderse legalmente, los presos políticos están en los CIE.

Resumen de los hechos:

  • Mohamed Said Badaoui, activista por los derechos humanos de la comunidad musulmana, fue detenido el 21-10-22 en Reus para ser deportado por supuesto radicalismo islamista. Paralelamente, Amarouch Azbib fue detenido en Vilanova i la Geltrú y trasladado para su deportación junto a Mohamed, bajo el mismo supuesto. La deportación logró evitarse temporalmente, pero Amarouch fue puesto en libertad y ha de comparecer cada dos días en comisaría, y Mohamed lleva 26 días encerrado en el CIE de Barcelona.
  • La Policía Nacional, a instancias de la Comisaría General de Información, lo tiene retenido con una orden de expulsión abierta, sin ninguna prueba de la radicalización de la que se le acusa.
  • Entendemos que estas operaciones contra activistas musulmanes que llevan décadas viviendo en el estado español y formando parte de organizaciones pro-derechos humanos de sus localidades es un intento de agitar las aguas con fines políticos, azuzando la islamofobia y sentando el miedo y la sospecha entre vecinos.
  • Denunciamos que en los Centros de Internamiento de Extranjeros se encierra a la disidencia migrante sin necesidad de pruebas ni juicios sobre su actividad política, bajo el paraguas de la racista y colonial Ley de Extranjería.
  • Exigimos el cierre inmediato de todos los CIEs del Estado español por constituir espacios de NO Derecho. Exigimos la derogación de la Ley de Extranjería y un cambio del tratamiento legal del hecho migratorio. Exigimos que quienes siembran el discurso del odio no sigan impunes y cosechando réditos políticos y de poder.