Condenan a un agente de Mossos a 2 años de prisión e inhabilitación por agredir a un periodista de La Directa

Foto: Victor Serri

SENTENCIA

La sentencia califica la conducta del agente como “una actuación injustificada, contraria a derecho» y remarca la intencionalidad al señalar que “Sólo se separó de la línea el agente acusado y solamente él utilizó la defensa contra una persona en concreto: la que resultó lesionada“.

En la sentencia la Audiencia expone que “En el lugar y concreto momento en que el acusado utilizó su defensa golpeando la mano del perjudicado su acción fue gratuita y por ende innecesaria, dado que cuando se produjo ni el perjudicado ni las pocas personas que se encontraban en la esquina de la derecha de la Plaza de la Revolució con Mare de Déu dels Desamparats estaban desarrollando ninguna acción hostil, ni de enfrentamiento, ni de lanzamiento de objetos contra la línea policial detenida al final de la calle Mare de Deu de Montserrat“. También indica que “La línea policial se había detenido, por orden del mando, en la calle Mare de Deu dels Desamparats al llegar a la plaza Revolució hasta recibir refuerzos, pero el acusado la sobrepasó, se adentró en la plaza, por su derecha, donde estaban situados un grupo de personas y se dirigió directamente y en concreto a Jesús Rodríguez, sin que él  ni quienes le rodeaban estuvieran realizando ningún acto hostil. Ningún otro agente desplegó la fuerza en ese momento“. 

Desde Irídia hemos ejercido en este procedimiento tanto la acusación particular, a través de la abogada Anaïs Franquesa, cómo la acusación popular, a través de las abogadas Laura Medina y Sonia Olivella. En este sentido, es necesario remarcar que como acusación popular solicitamos una condena por un delito contra los derechos cívicos por el ataque a la libertad de información que supuso la agresión a un periodista, además de por el delito de lesiones. A pesar de que la Audiencia Provincial considera que “no se ha acreditado el dolo directo del acusado de querer impedir con su acción el ejercicio profesional de fotoperiodista“, sí reconoce que “son muchos los periodistas que se encontraban en aquel momento en el mismo lugar que el perjudicado y sólo a él se dirigió por razones que no han quedado acreditadas“. Queremos destacar que el periodista de La Directa está especializado en la denuncia de los abusos policiales y por ello ha tenido una gran visibilidad. 

Desde Irídia queremos destacar que estamos ante una sentencia muy importante, que pone freno a la impunidad con la que en ocasiones se ha agredido a periodistas en el ejercicio de su actividad profesional, fundamental para garantizar la libertad de información. Sin embargo, esta sentencia nuevamente ha sido posible gracias a la sociedad civil que no solo ha impulsado la investigación, sino que además ha aportado todos los medios de prueba que han llevado a esta importante sentencia condenatoria. El trabajo conjunto entre La Directa e Irídia en la investigación de los hechos, así como la aportación de videos y fotografías por otros periodistas testigos de los hechos han sido elementos clave, no solo para generar la convicción del Tribunal, si no también para haber llegado a juicio. 

Es una evidencia que los actuales mecanismos de control, evaluación, investigación y sanción del cuerpo de Mossos están obsoletos así como que es necesario realizar una profunda reforma de los mismos, cuyas bases se sentarán en la Comisión de Estudio sobre modelos de Orden Público y mecanismos de control que se aprobará próximamente en el Parlament de Catalunya. Asimismo, es necesario que en la misma comisión se aborde la necesidad de generar un mecanismo independiente de control de los cuerpos policiales que complemente los mecanismos internos.